El café es una de las plantas mas famosas del mundo, sus características son muy variadas. El café es familia de las rubiáceas, son plantas hermafroditas (tienen dos sexos). Sus frutos son de color rojizo (cuando están en su etapa de cosecha) y verdes durante su etapa de crecimiento. La etapa de crecimiento desde el embrion hasta la etapa adulta, dura alrededor de tres años.
Dentro de ellos se encuentran dos semillas unidas por membrana transparente (llamada pergamino), la membrana tiene una composición natural que la hace tener un sabor azucarado. En cada semilla se encuentra un núcleo (portador del embrión), encargado del desarrollar la planta.

La raíz del café

En la parte inferior del tallo, hay una estructura compleja de raíces, a unos escasos centímetros de profundidad. En dirección vertical desde el final del tallo hasta el final del la raíz, hay una estructura gruesa y alargada, a esta se le conoce como la raíz principal. En plantas de mas de 5 años, la raíz principal puede medir mas de 50 centímetros.
La raíz principal también funciona como sostén de las raíces mas pequeñas, como si se tratase de un sostén natural. Las raíces mas delgadas del café se encargan de la absorción de nutrientes y agua del suelo, a estas se les conoce como raíces secundarias o ramificaciones. La raíz consta de once partes internas (Xilema, Floema, Periciclo, Endodermis, Parénquima, Epidermis, Protodermis, Meristema, Caliptra).

Tallo del café

El tallo de café es una parte fundamental para cualquier planta, en el caso del café, el tallo sostiene las ramas y funciona de sostén para las raíces. El tallo consta de nudos, ramas, yema terminal, yema auxiliar y entrenudos. El tallo funciona como una tubería, esta transporta agua y nutrientes por toda la planta, desde el tallo hasta la raíz.
El tallo a lo largo de su estructura presenta unos nudos, estos nudos son los encargados de iniciar el proceso de crecimiento de una nueva rama en la planta. Durante el proceso de crecimiento de la rama hasta su madurez, el nudo cumple la función de sostener y mantener la rigidez de la rama (sostienen las ramas en su lugar).
En la parte superior del tallo se encuentra la yema terminal, esta yema indica el final del tallo y el inicio de un nuevo crecimiento en la planta. Este se encarga de colocar y desarrollar las nuevas ramas a lo largo de la vida de la planta, hasta su fallecimiento.

Las hojas del café

Las hojas en la planta juegan un papel fundamental en la vida y sobrevivencia del café. Las hojas le dan la forma y la estructura a la planta, estas son de color verde oscuro y verde claro durante su etapa temprana. Las hojas del café constan de seis partes, limbo, nervio central, peciolo, estipula, axila, margen.
Las estipulas (botones pequeños color verde claro en la base de las hojas) son unas pequeñas protuberancias, estas indican el lugar en donde una vez se presento la yema y funcionan como una protección extra en para la base de las hojas. El peciolo es el tallo delgado que une la hoja con las ramas. El nervio central es una estructura, similar a unas venas delgadas, estas se encargan del transporte de nutrientes por las hojas.
El margen es la zona que bordea la hoja (el borde de la hoja). El limbo es toda la zona verde de la hoja, la zona en donde se produce la fotosíntesis (proceso en donde se transforma la luz del sol en energía) de la planta. En esta zona se encuentra la clorofila (pigmentos color verde presentes en las plantas), por esto su coloración verdosa.

El fruto del café

El fruto juega un papel fundamental en cualquier planta, en el caso del café, los frutos garantizan la supervivencia y reproducción genética del café. Dentro del fruto se encuentran dos semillas unidas por una membrana pergamino, la membrana debido a su contenido rico en mucilago (sustancia viscosa vegetal de sabor dulce) presenta un contenido azucarado y denso.
El fruto de café tiene una capa protectora, a esta capa se le llama pulpa (parte carnosa de cualquier fruto), esta capa protege la semilla de factores externos. En la parte expuesta de la semilla se encuentra la piel o epicarpio, esta protege el fruto de bacterias externas y otros factores biológicos.
Dentro del fruto se encuentra la epidermis (piel gruesa que recubre la semilla), esta se encarga de proteger la semilla del fruto ante factores naturales, como la alimentación animal. La epidermis protege la semilla de los jugos gástricos de los animales, para garantizar la sobrevivencia genética. La semilla ingerida es expulsada del animal por su sistema digestivo sin ninguna afectación física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *